26 ago. 2008

Libertad


Esta noche no saldré a caminar, para empezar encenderé un cigarrillo y disfrutaré mi encierro liberando del suyo a mi imaginación.


Hay ocasiones en que el silencio es la mas bella sinfonía, hoy es una de ellas. La luz de luna se abre paso a través de una estrecha ranura entre mi puerta y su marco, y me place su visita, estoy de buen humor. En este cuarto soy mi dios, mi juez, mi testigo... si se me antoja puedo romper el silencio por un breve instante y tararear la canción habitual... When the music’s over / turn off the lights / turn off the lights... me resulta gratificante cuando estoy a solas.


Ahora el aire es mi lienzo, con la punta de mi índice dibujo figuras con forma de animales, una de ellas cobra vida, tiene ojos de mujer y alas de mariposa dotadas de singular belleza, después de merodear por un instante a ras de mi alfombra, atraviesa la pared y se marcha, tiene todo un mundo por conocer, yo ya lo he explorado bastante (aunque ha de ser distinto si se tiene alas) y al menos por esta noche prefiero mi universo particular, al igual que esos pequeños reptiles de color azul que han preferido trepar mis paredes en lugar de atravesarlas. Siento algo distinto en mi, y en efecto así es, mis ojos irradian luz, no necesito un espejo para saberlo, puedo desafiar las normas de la perspectiva, saber lo que hay a mis espaldas sin la necesidad de voltear ver.


Flamas prorrumpen de las líneas de mis manos , mi alma es una ardiente hoguera, nunca lo había sido tanto. Escucho voces, unas a mi alrededor, otras en mis adentros, unas gritan de dolor, otras gimen extasiadas. Un anciano de barba blanca pronuncia un discurso, alguien atraviesa su pecho con una daga, ahora todos ríen, se sienten liberados, a lo único que temen es a la posibilidad de desencadenar mi furia, piensan que he sido su creador y puedo destruirlos con solo desearlo, aunque en realidad ellos no son mi obra, no pude notar siquiera cuando nacieron.


Juego a detener el tiempo, arranco las alas a una mariposa y al regresar el discurrir de los instantes, ésta se pregunta en qué momento volvió a ser una oruga, de la misma manera en que los hombres se preguntan cuando volvieron a ser bestias. Hay respuestas que huyen de sus preguntas.

Reconozco ese paisaje, solía ser un cuadro que colgaba en mi pared, yo solía ser un esclavo y tras haberme refugiado en mi mismo, he descubierto que la libertad que tanto buscaba es tan solo una utopía, la verdadera llega en formas inesperadas.


Edward.- (hace mucho, pensando en tantas cosas)

8 comentarios:

Angeles dijo...

Que bello......
Esa Libertad está adentro tuyo, nada ni nadie te la podrá quitar.

Edward Padilla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Baakanit dijo...

Muy kafkiano todo esto. La libertad de poder imaginar no tiene precio, mientras se pueda la libertad física es lo de menos.

Saludos.

Edward Padilla dijo...

Kafka siempre ha sido de mis favoritos y una de mis influencias a la hora de escribir esa clase de textos, tienes buena percepción baakanit, seas bienvenido paisano.

E.B. dijo...

Y van pasando los años
Y al fin la vida no puede ser
sólo un tiempo que hay que recorrer
a través del dolor y el placer;
quién nos compuso el engaño
de que existir es apostar a no perder.

Vivir es más que un derecho,
es el deber de no claudicar
el mandato de reflexionar
qué es nacer, qué es morir, qué es amar.
el hombre, por qué está hecho
y qué eres tú, libertad,
libertad, libertad, libertad.

La idea no es razonable,
tampoco el verbo fundamental;
¿es el alma principio o final,
o armonía del bien frente al mal?
qué es el amor insondable
que empuja al cuerpo a ser incógnita inmortal.

El siglo está agonizando
y el testamento que va a dejar
es un orden que quiere ocultar
el preciso compás del azar;
a qué seguir respirando
si no estás tú, libertad,
Libertad, libertad, libertad.

LUIS EDUARDO AUTE
LIBERTAD
AIRE


LIBERTAD: el derecho civil, humano ....que tenemos todos ante cualquier estracto de sociedad, que no es mas que mas gente, queriendo o muriendo por liberarse.

EXCELENTE
ME ENCANTA TU MANERA ...

ÉXITOS,
ÉRIKA BUENO

Edward Padilla dijo...

gracias por tu visita erica, esta es tu casa.

Mariposa dijo...

Por qué escribes sobre mi?

Edward Padilla dijo...

Es que esa libertad todos la llevamos dentro Mariposa, solo que muy pocos (como tu) se dan cuenta.

gracias por iluminar este oscuro rincón con tu presencia amiga de alas multicolores.