22 ago. 2008

Preguntas

La verdad que tanto duele
a veces
esa misma verdad
te ha puesto de bruces
tanto buscarla y ahora es tu enemiga

querías saber quien eras
qué hacías en este mundo
preguntabas cosas al espejo
te cuestionabas en silencio

sobre caminos misteriosos
sobre agujeros negros
dioses, hijos de carpinteros
muertes, nacimientos
magdalenas, iscariotes

el principio del tiempo
será que no existe?, -decías-
será que no hay nada más
qué cosa es esta angustia que siento?
cuando acabará?
qué es la eternidad?
por qué la soledad no canta?
por qué no abraza?
será que enloquezco?
que muero?
que ya estoy muerto?

y después... callabas
y tus ojos húmedos
parecían cristales rotos

tanto te preguntabas
y nadie respondía
y de tanto preguntar
lo has perdido todo
tus dudas te engulleron
como esa serpiente de tu niñez
esa que fue culpable
de la mayor de tus fobias

a dónde se fue aquel chico?
es lo que ahora me pregunto yo
ese que se preguntaba tantas cosas

y a dónde se fué la verdad
si es que alguna vez existió


Edward

3 comentarios:

Noumi! dijo...

De lo único que el ser humano debe orgulleserse, es de los cuestionamientos que invaden su mente curiosa, pues solo estos mueven su motivación y sus ganas de conocimiento.

EL poder del hombre es ilimitado :]
Saludos!!

Edward Padilla dijo...

De lo único que no podemos dudar es de la duda misma a decir de Descartes.

yo digo que la duda es la materia prima de nuestra razón.

Angeles dijo...

Las respuestas y la verdad están adentro, la duda hace que las encontremos.