7 ago. 2008

Espinas trenzadas

Como pesan los diamantes que lleva a cuesta

el buscador de tesoros

quiere deshacerse de ellos

imagina el brillo de los que aun no encuentra

y sabe que llegado el momento

también serán una carga

tanto voltear a ver

queriendo regresar

temiendo perder el rastro

el sustento, lo que permite avanzar

y nos ahogamos en añoranzas

por lo inalcanzable

por lo perdido... por tantas cosas

el ondulado cabello de cierta colegiala

y sus ojos... sus ojos

el piano viejo de la academia

el no saber tocarlo

el silencio cuando debimos hablar

la calma (siempre tan bella y tan breve)

intimidantes pasos tras la cortina

los gritos, los gemidos, la histeria

la verdad de labios de un mentiroso

como un desconsuelo

como espinas trenzadas

y la sangre llorada que se seca en las mejillas

No hay comentarios: