29 jul. 2008

Artistas del fracaso


-->
Puedo fatigarme solo para añorar la calma previa
Escudriñar el silencio en busca del caer de gotas
Soy paciente, soy discreto
Todo lo pequeño me inspira confianza, lo inmenso temor
El yo que se detiene sabe que volverá a caminar
Todo es un juego simple
Circunstancias, intereses, instinto...
Antes de pronunciar palabra
Antes de pensar si quiera en levantar la mirada
Espejismos, reverberación...
Nunca imaginamos que llegaríamos hasta aquí
Cuando lo trivial nos hastía
Inusitado estruendo
Maldiciones, sollozos...
Monosílabos cual puntas de lanza
Certeros, oportunos
El menor de los males es el trago que nos sacia
Rencor desnudo que no sabe camuflarse
El trapecista enamorado no piensa en ella cuando se dispone a saltar.
Estamos hartos unos de otros
De respirar el mismo aire sabios y necios
De vernos pasar y saludarnos
De saldar deudas ajenas
De odios y perdones
De ofensas, de consuelos
De cantar a coro, de pelear
De cobardes, de valientes
De lo espeso y lo ligero
De pausas y continuidad
En un extremo, en el otro, en medio...
Azotados por la duda de lo eterno
Y... Esperanzados?
No, no... Es instinto, no más
Hay valores, valores que sucumben ante nuestros ojos
A veces lo absurdo degenera en aberración
Como matar niños para que no haya pederastas
Cuando duermes alguien cuida de ti
Y alguien te roba
Cuando despiertas ignoras a tu guardián y maldices a tu ladrón

2 comentarios:

Iconoclasta dijo...

Maravillosamente pesimista.
No, pesimista no, realista.
Es la prueba de que conocer no aporta felicidad.
Un poco de ignorancia no iría mal para creer que todo es mejor.

Has creado un buen sitio, Edward.
Mis felicitaciones y respetos.
Buen sexo.

Edward Padilla dijo...

Esta es tu casa Iconoclasta.

Saludos desde el otro lado del mundo amigo.

Edward